Un año en Nursoft, un año de desafíos

Hace poco más de un año, entré como practicante a Nursoft. La gran mayoría del equipo (en aquél entonces) eran Ingenieros Civiles en Informática de la Universidad Técnica Federico Santa María, campus San Joaquín, yo, de la Casa Central, así que la cultura ya tenía algo en común.

Como practicante en Nursoft, no tuve que trabajar en algo pequeño y poco trascendente como son generalmente las prácticas en Chile. Me tiraron a los leones el primer día.

Mi primer proyecto

El proyecto era lo que hoy es el Taller de Robótica del Museo Interactivo Mirador, un enjambre de robots EV3 LEGO conectados a un enjambre de computadores donde los niños aprenden a programar jugando: los robots deben sortear un campo de obstáculos dándole instrucciones al robot a través de una interfaz touch.

Si bien la experiencia que tenía hasta ese momento sirvió para obtener la práctica, no me sirvió de mucho más: el ambiente de desarrollo, los lenguajes, los diferentes software que se necesitaban superaban ampliamente lo que conocía.

Pero el que no se arriesga no cruza el río.

Con mucha dedicación, ganas de aprender y el apoyo resoluto de mis nuevos compañeros, el proyecto salió y salió espectacular; y aprendí muchísimo.

De vuelta al MIM

La semana pasada tuve la oportunidad de volver a este proyecto, el cliente había requerido unos pequeños cambios. Fui al MIM y antes de que pudiera hacer algo, vi a los niños ocupando lo que había hecho con mis propias manos (bueno, teclado).

Realmente estaban absortos en el juego que es la programación, y varias veces, los mismos niños debían retar a sus mamás y papás para que los dejaran jugar, porque los viejos también eran absorvidos por el desafío. Fue una sensación que no había sentido nunca, espero volver a sentirla pronto.

Go-VVN.com

Pero la práctica no terminó ahí. Recién terminado el proyecto del museo, me lancé de urgencia a trabajar en un proyecto que por su naturaleza necesitaba un desarrollador más rapidamente.

El proyecto involucraba sólo front-end en React.js (aprovechen de leer sobre React.js + Cordova). Y otra vez no sabía nada de nada. Y de nuevo, mucho aprendizaje y mucho esfuerzo, y logramos sacar un muy bien producto.

Ese proyecto hoy en día está funcionando genial, y no sólo en Chile, está siendo utilizado en toda Latinoamérica. Bastante bien para una práctica universitaria.

Post-práctica

Posteriormente a mi período de práctica, fui afortunado de unirme a al equipo y hoy ser full-time en la empresa. Y nada ha cambiado, los proyectos siguen siendo muy desafiantes pero a la vez entretenidos.

La historia se repite; tenemos nuevos practicantes, y también los tiramos a los leones. Para mí siempre ha sido, y he descubierto que para Nursoft también, la única forma de aprender algo bien, de manera seria y responsable. Lo que más me llena, es que hoy puedo devolver la mano que prestaron hace tanto tiempo.

La vida no es divertida si no juegas en DIFÍCIL.

Si estás leyendo esto, y estás buscando una práctica desafiante (de verdad no es cliché, ¡son muy duras!) o una oportunidad de aprender, postula a Nursoft. Pero de manera general, en el rubro que sea (desarrollo, DevOps, diseño, etc), juégatela.

Como practicante tienes muy poco que perder y mucho que ganar; deja el miedo afuera de la puerta y lánzate.